GRANOLA con miel y vainilla

La Cocina de Morilands

GRANOLA con miel y vainilla

Desde que probé por primera vez la granola, me pareció una opción fantástica para acompañar el yogur y la fruta del desayuno y la verdad es que hacerla casera es el mayor descubrimiento que puedes hacer. No soy muy de comprar cereales para desayunar, ni muesli ni nada de este estilo; soy más bien de tostada con tomate y añado variantes como el aguacate, jamón cocido, queso en lonchas… pero cuando pensé en variar algo mi desayuno y opté por preparar esta granola, creo que descubrí una receta maravillosa que no faltará en mi despensa.

Es muy sencilla de preparar y os aseguro que os encantará porque tiene un sabor increíble; dan ganas de comerla a cucharadas, pero claro, eso sería ingerir una gran cantidad de calorías.

En esta receta, al menos prescindimos de los azúcares blancos añadidos, conservantes y demás ingredientes que a veces empeoran la naturalidad del producto y no es lo que buscamos. El objetivo es comer más sano y con una buena calidad de ingredientes.

Mirad la receta y veréis que los ingredientes son fáciles de encontrar a excepción de las nueces pecanas, pero que podéis sustituir por las normales que encontramos en multitud de supermercados. Eso sí, si encuentras las pecanas, no dudes en usarlas, están de vicio.

GRANOLA  con miel y vainilla

Necesitarás…

  • 5 cucharadas de miel.
  • 1 cucharada de azúcar moreno (panela)
  • 1 cucharada de sirope de agave.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta.
  • 360 gr de copos de avena.
  • 100 gr de almendras laminadas.
  • 100 gr de nueces pecanas.
  • 50 gr de avellanas.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, precalienta el horno a 150ºC calor arriba y abajo.
  2. Vierte en un cazo el agua, la miel, el sirope de agave y el azúcar y calienta a fuego lento. Remueve sin cesar hasta que la mezcla sea homogénea. Retira del fuego y añade la vainilla. Vuelve a mezclar para que se disuelva.
  3. En un bol aparte pon la avena y los frutos secos. Mezcla bien.
  4. Vierte sobre la avena la mezcla que tenemos en el cazo y remueve bien para que se impregne todo.
  5. Coloca esta mezcla en una bandeja de horno y extiende por toda la superficie. Hornea durante 25 minutos.
  6. Pasado este tiempo, saca la bandeja del horno y remueve un poco la granola. Vuelve a introducir en el horno otros 5 minutos más para que esté bien dorada.
  7. Saca del horno y deja templar. Pasado un poco de tiempo, remueve todo para conseguir unos buenos trozos de granola y conserva en un recipiente hermético (aguantará un mes aproximadamente en buen estado).

Fuente: Alma Obregón

La Cocina de Morilands

GRANOLA con miel y vainilla

GRANOLA con miel y vainilla

Desde que probé por primera vez la granola, me pareció una opción fantástica para acompañar el yogur y la fruta del desayuno y la verdad es que hacerla casera es el mayor descubrimiento que puedes hacer. No soy muy de comprar cereales para desayunar, ni muesli ni nada de este estilo; soy más bien de tostada con tomate y añado variantes como el aguacate, jamón cocido, queso en lonchas… pero cuando pensé en variar algo mi desayuno y opté por preparar esta granola, creo que descubrí una receta maravillosa que no faltará en mi despensa.

Es muy sencilla de preparar y os aseguro que os encantará porque tiene un sabor increíble; dan ganas de comerla a cucharadas, pero claro, eso sería ingerir una gran cantidad de calorías.

En esta receta, al menos prescindimos de los azúcares blancos añadidos, conservantes y demás ingredientes que a veces empeoran la naturalidad del producto y no es lo que buscamos. El objetivo es comer más sano y con una buena calidad de ingredientes.

Mirad la receta y veréis que los ingredientes son fáciles de encontrar a excepción de las nueces pecanas, pero que podéis sustituir por las normales que encontramos en multitud de supermercados. Eso sí, si encuentras las pecanas, no dudes en usarlas, están de vicio.

GRANOLA  con miel y vainilla

Necesitarás…

  • 5 cucharadas de miel.
  • 1 cucharada de azúcar moreno (panela)
  • 1 cucharada de sirope de agave.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta.
  • 360 gr de copos de avena.
  • 100 gr de almendras laminadas.
  • 100 gr de nueces pecanas.
  • 50 gr de avellanas.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, precalienta el horno a 150ºC calor arriba y abajo.
  2. Vierte en un cazo el agua, la miel, el sirope de agave y el azúcar y calienta a fuego lento. Remueve sin cesar hasta que la mezcla sea homogénea. Retira del fuego y añade la vainilla. Vuelve a mezclar para que se disuelva.
  3. En un bol aparte pon la avena y los frutos secos. Mezcla bien.
  4. Vierte sobre la avena la mezcla que tenemos en el cazo y remueve bien para que se impregne todo.
  5. Coloca esta mezcla en una bandeja de horno y extiende por toda la superficie. Hornea durante 25 minutos.
  6. Pasado este tiempo, saca la bandeja del horno y remueve un poco la granola. Vuelve a introducir en el horno otros 5 minutos más para que esté bien dorada.
  7. Saca del horno y deja templar. Pasado un poco de tiempo, remueve todo para conseguir unos buenos trozos de granola y conserva en un recipiente hermético (aguantará un mes aproximadamente en buen estado).

Fuente: Alma Obregón

Desde que probé por primera vez la granola, me pareció una opción fantástica para acompañar el yogur y la fruta del desayuno y la verdad es que hacerla casera es el mayor descubrimiento que puedes hacer. No soy muy de comprar cereales para desayunar, ni muesli ni nada de este estilo; soy más bien de tostada con tomate y añado variantes como el aguacate, jamón cocido, queso en lonchas… pero cuando pensé en variar algo mi desayuno y opté por preparar esta granola, creo que descubrí una receta maravillosa que no faltará en mi despensa.

Es muy sencilla de preparar y os aseguro que os encantará porque tiene un sabor increíble; dan ganas de comerla a cucharadas, pero claro, eso sería ingerir una gran cantidad de calorías.

En esta receta, al menos prescindimos de los azúcares blancos añadidos, conservantes y demás ingredientes que a veces empeoran la naturalidad del producto y no es lo que buscamos. El objetivo es comer más sano y con una buena calidad de ingredientes.

Mirad la receta y veréis que los ingredientes son fáciles de encontrar a excepción de las nueces pecanas, pero que podéis sustituir por las normales que encontramos en multitud de supermercados. Eso sí, si encuentras las pecanas, no dudes en usarlas, están de vicio.

GRANOLA  con miel y vainilla

Necesitarás…

  • 5 cucharadas de miel.
  • 1 cucharada de azúcar moreno (panela)
  • 1 cucharada de sirope de agave.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta.
  • 360 gr de copos de avena.
  • 100 gr de almendras laminadas.
  • 100 gr de nueces pecanas.
  • 50 gr de avellanas.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, precalienta el horno a 150ºC calor arriba y abajo.
  2. Vierte en un cazo el agua, la miel, el sirope de agave y el azúcar y calienta a fuego lento. Remueve sin cesar hasta que la mezcla sea homogénea. Retira del fuego y añade la vainilla. Vuelve a mezclar para que se disuelva.
  3. En un bol aparte pon la avena y los frutos secos. Mezcla bien.
  4. Vierte sobre la avena la mezcla que tenemos en el cazo y remueve bien para que se impregne todo.
  5. Coloca esta mezcla en una bandeja de horno y extiende por toda la superficie. Hornea durante 25 minutos.
  6. Pasado este tiempo, saca la bandeja del horno y remueve un poco la granola. Vuelve a introducir en el horno otros 5 minutos más para que esté bien dorada.
  7. Saca del horno y deja templar. Pasado un poco de tiempo, remueve todo para conseguir unos buenos trozos de granola y conserva en un recipiente hermético (aguantará un mes aproximadamente en buen estado).

Fuente: Alma Obregón





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: