TARTA Red Velvet

La Cocina de Morilands

TARTA Red Velvet

tartaredvelvetblog

Desde hace unos años, cada vez que se acerca mi cumpleaños me auto-preparo mi tarta para compartir con mis familiares y amig@s; ya es un clásico que tod@s esperan ese día y hasta ahora nadie se ha quejado (yo creo que no se atreven, jejejeje).

Este año me he decidido por una red velvet, tan de moda hoy en día. Ya preparé hace tiempo otra receta de esta tarta pero esta de ahora ha sido diferente, me ha gustado mucho aunque no más que la anterior. Es una tarta muy jugosa, con un sabor indescriptible pero que combinada con el frosting de queso crema, hacen que quede riquísima. Os la recomiendo.

Por cierto, uno de los regalos que he recibido ha sido un molde para preparar Tartas Tatin… me ha encantado y tengo que estrenarlo lo antes posible, así que pronto os lo enseñaré.

redvelvetblog

Ahora que se acercan fechas de regalos y a veces nos rompemos la cabeza con qué comprar, yo os aconsejo útiles de cocina (moldes, ingredientes, lotes de productos, etc.) que seguro que vendrán muy bien en cualquier casa y que ayudarán a preparar algunas delicias.

Os dejo con la receta…

TARTA Red Velvet

Necesitarás…

Para los bizcochos

  • 300 gr de harina de repostería.
  • 2 huevos medianos.
  • 300 gr de azúcar.
  • 120 ml de aceite de girasol.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.
  • 250 ml de leche.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco.
  • 1 cucharadita de colorante rojo en pasta.

Para el relleno y cobertura

  • 360 gr de azúcar glas.
  • 180 gr de mantequilla a tª ambiente.
  • 180 gr de queso crema tipo philadelphia.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a empezar preparando el bizcocho. Añade el zumo de limón a la leche y deja reposar unos 10 minutos para que se forme una buttermilk casera. 
  2. Mientras tanto, continuamos con la receta. En un bol amplio, bate los huevos durante 2-3 minutos hasta que espumen. Añade el azúcar y sigue batiendo para mezclar ambos ingredientes.
  3. Añade el aceite y el extracto de vainilla y continúa batiendo para integrar todos estos ingredientes.
  4. Por otro lado, en un bol aparte, tamiza la harina y el cacao y ve añadiéndolo a la mezcla anterior mientras continúas mezclando a velocidad baja hasta conseguir homogeneizar la masa.
  5. Añade ahora el buttermilk que teníamos reposando y mezcla a velocidad baja para integrar bien todos los ingredientes.
  6. Precalienta el horno a 175ºC calor arriba y abajo.
  7. En un cuenco aparte, mezcla el vinagre blanco con el bicarbonato y añade rápidamente a la masa para que quede actividado. Mezcla lentamente y agrega ahora la cucharadita de colorante rojo en pasta. Mezcla ahora con cuidado pero sin cesar para que se reparta bien el colorante por toda la mezcla.
  8. Pesa la masa y divídela en dos moldes iguales (18 cms de diámetro) previamente engrasados con spray desmoldante o con un poco de mantequilla (intenta que haya la misma cantidad de masa en cada molde).
  9. Hornea durante 25-30 minutos aproximadamente o hasta comprobar que están listos pinchando con un palillo o cake tester. Saca del horno y deja reposar sobre una rejilla unos 15 minutos aproximadamente.
  10. Desmolda los bizcochos y con una lira o con un cuchillo, nivela la superficie para que queden lo más rectos e igualados posibles (no tires los restos de bizcocho que después los aprovecharemos). Deja enfriar los bizcochos por completo.
  11. Ahora es el momento de preparar el frosting de queso crema. En un bol amplio, tamiza el azúcar glas para eliminar los posibles grumos que pueda contener.
  12. Vierte en un bol la mantequilla y bate a velocidad alta durante 4-5 minutos para que blanquee y esté muy cremosa. Añade el azúcar glas y mezcla durante 1 minuto a velocidad baja; a continuación, sube la velocidad a alta y mezcla durante 5 minutos para que el azúcar se mezcle por completo con la mantequilla.
  13. Finalmente, agrega el queso crema y vuelve a mezclar a velocidad alta durante 2-3 minutos para que el frosting quede aireado y cremoso.
  14. Ahora es el momento de montar la tarta. Coloca el primer bizcocho sobre un plato de presentación elegido y distribuye una capa uniforme de crema (puedes ayudarte con una manga pastelera de manera que quede más igualitario). Sobre la crema coloca el otro bizcocho y cubre con más crema tanto los laterales como la parte superior. En este caso, cubre con una capa muy fina de crema ya que esa será la capa sujetamigas que nos ayudará a dejar la tarta más perfecta. Lleva la tarta a la nevera durante 15-20 minutos.
  15. Pasado este tiempo, saca de la nevera la tarta y vuelve a cubrir con el resto de crema la superficie y los laterales y con ayuda de una espátula, alisa bien hasta dejar una capa uniforme y lo más recta posible.
  16. Finalmente, decora la tarta a tu gusto; yo he aprovechado los restos de bizcocho sobrantes al nivelarlos y he rallado un poco por la superficie; además, he cortado daditos de bizcocho y los he puesto en el centro.

Fuente: María Lunarillos

La Cocina de Morilands

TARTA Red Velvet

TARTA Red Velvet

tartaredvelvetblog

Desde hace unos años, cada vez que se acerca mi cumpleaños me auto-preparo mi tarta para compartir con mis familiares y amig@s; ya es un clásico que tod@s esperan ese día y hasta ahora nadie se ha quejado (yo creo que no se atreven, jejejeje).

Este año me he decidido por una red velvet, tan de moda hoy en día. Ya preparé hace tiempo otra receta de esta tarta pero esta de ahora ha sido diferente, me ha gustado mucho aunque no más que la anterior. Es una tarta muy jugosa, con un sabor indescriptible pero que combinada con el frosting de queso crema, hacen que quede riquísima. Os la recomiendo.

Por cierto, uno de los regalos que he recibido ha sido un molde para preparar Tartas Tatin… me ha encantado y tengo que estrenarlo lo antes posible, así que pronto os lo enseñaré.

redvelvetblog

Ahora que se acercan fechas de regalos y a veces nos rompemos la cabeza con qué comprar, yo os aconsejo útiles de cocina (moldes, ingredientes, lotes de productos, etc.) que seguro que vendrán muy bien en cualquier casa y que ayudarán a preparar algunas delicias.

Os dejo con la receta…

TARTA Red Velvet

Necesitarás…

Para los bizcochos

  • 300 gr de harina de repostería.
  • 2 huevos medianos.
  • 300 gr de azúcar.
  • 120 ml de aceite de girasol.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.
  • 250 ml de leche.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco.
  • 1 cucharadita de colorante rojo en pasta.

Para el relleno y cobertura

  • 360 gr de azúcar glas.
  • 180 gr de mantequilla a tª ambiente.
  • 180 gr de queso crema tipo philadelphia.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a empezar preparando el bizcocho. Añade el zumo de limón a la leche y deja reposar unos 10 minutos para que se forme una buttermilk casera. 
  2. Mientras tanto, continuamos con la receta. En un bol amplio, bate los huevos durante 2-3 minutos hasta que espumen. Añade el azúcar y sigue batiendo para mezclar ambos ingredientes.
  3. Añade el aceite y el extracto de vainilla y continúa batiendo para integrar todos estos ingredientes.
  4. Por otro lado, en un bol aparte, tamiza la harina y el cacao y ve añadiéndolo a la mezcla anterior mientras continúas mezclando a velocidad baja hasta conseguir homogeneizar la masa.
  5. Añade ahora el buttermilk que teníamos reposando y mezcla a velocidad baja para integrar bien todos los ingredientes.
  6. Precalienta el horno a 175ºC calor arriba y abajo.
  7. En un cuenco aparte, mezcla el vinagre blanco con el bicarbonato y añade rápidamente a la masa para que quede actividado. Mezcla lentamente y agrega ahora la cucharadita de colorante rojo en pasta. Mezcla ahora con cuidado pero sin cesar para que se reparta bien el colorante por toda la mezcla.
  8. Pesa la masa y divídela en dos moldes iguales (18 cms de diámetro) previamente engrasados con spray desmoldante o con un poco de mantequilla (intenta que haya la misma cantidad de masa en cada molde).
  9. Hornea durante 25-30 minutos aproximadamente o hasta comprobar que están listos pinchando con un palillo o cake tester. Saca del horno y deja reposar sobre una rejilla unos 15 minutos aproximadamente.
  10. Desmolda los bizcochos y con una lira o con un cuchillo, nivela la superficie para que queden lo más rectos e igualados posibles (no tires los restos de bizcocho que después los aprovecharemos). Deja enfriar los bizcochos por completo.
  11. Ahora es el momento de preparar el frosting de queso crema. En un bol amplio, tamiza el azúcar glas para eliminar los posibles grumos que pueda contener.
  12. Vierte en un bol la mantequilla y bate a velocidad alta durante 4-5 minutos para que blanquee y esté muy cremosa. Añade el azúcar glas y mezcla durante 1 minuto a velocidad baja; a continuación, sube la velocidad a alta y mezcla durante 5 minutos para que el azúcar se mezcle por completo con la mantequilla.
  13. Finalmente, agrega el queso crema y vuelve a mezclar a velocidad alta durante 2-3 minutos para que el frosting quede aireado y cremoso.
  14. Ahora es el momento de montar la tarta. Coloca el primer bizcocho sobre un plato de presentación elegido y distribuye una capa uniforme de crema (puedes ayudarte con una manga pastelera de manera que quede más igualitario). Sobre la crema coloca el otro bizcocho y cubre con más crema tanto los laterales como la parte superior. En este caso, cubre con una capa muy fina de crema ya que esa será la capa sujetamigas que nos ayudará a dejar la tarta más perfecta. Lleva la tarta a la nevera durante 15-20 minutos.
  15. Pasado este tiempo, saca de la nevera la tarta y vuelve a cubrir con el resto de crema la superficie y los laterales y con ayuda de una espátula, alisa bien hasta dejar una capa uniforme y lo más recta posible.
  16. Finalmente, decora la tarta a tu gusto; yo he aprovechado los restos de bizcocho sobrantes al nivelarlos y he rallado un poco por la superficie; además, he cortado daditos de bizcocho y los he puesto en el centro.

Fuente: María Lunarillos

tartaredvelvetblog

Desde hace unos años, cada vez que se acerca mi cumpleaños me auto-preparo mi tarta para compartir con mis familiares y amig@s; ya es un clásico que tod@s esperan ese día y hasta ahora nadie se ha quejado (yo creo que no se atreven, jejejeje).

Este año me he decidido por una red velvet, tan de moda hoy en día. Ya preparé hace tiempo otra receta de esta tarta pero esta de ahora ha sido diferente, me ha gustado mucho aunque no más que la anterior. Es una tarta muy jugosa, con un sabor indescriptible pero que combinada con el frosting de queso crema, hacen que quede riquísima. Os la recomiendo.

Por cierto, uno de los regalos que he recibido ha sido un molde para preparar Tartas Tatin… me ha encantado y tengo que estrenarlo lo antes posible, así que pronto os lo enseñaré.

redvelvetblog

Ahora que se acercan fechas de regalos y a veces nos rompemos la cabeza con qué comprar, yo os aconsejo útiles de cocina (moldes, ingredientes, lotes de productos, etc.) que seguro que vendrán muy bien en cualquier casa y que ayudarán a preparar algunas delicias.

Os dejo con la receta…

TARTA Red Velvet

Necesitarás…

Para los bizcochos

  • 300 gr de harina de repostería.
  • 2 huevos medianos.
  • 300 gr de azúcar.
  • 120 ml de aceite de girasol.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar.
  • 250 ml de leche.
  • 2 cucharaditas de zumo de limón.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco.
  • 1 cucharadita de colorante rojo en pasta.

Para el relleno y cobertura

  • 360 gr de azúcar glas.
  • 180 gr de mantequilla a tª ambiente.
  • 180 gr de queso crema tipo philadelphia.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a empezar preparando el bizcocho. Añade el zumo de limón a la leche y deja reposar unos 10 minutos para que se forme una buttermilk casera. 
  2. Mientras tanto, continuamos con la receta. En un bol amplio, bate los huevos durante 2-3 minutos hasta que espumen. Añade el azúcar y sigue batiendo para mezclar ambos ingredientes.
  3. Añade el aceite y el extracto de vainilla y continúa batiendo para integrar todos estos ingredientes.
  4. Por otro lado, en un bol aparte, tamiza la harina y el cacao y ve añadiéndolo a la mezcla anterior mientras continúas mezclando a velocidad baja hasta conseguir homogeneizar la masa.
  5. Añade ahora el buttermilk que teníamos reposando y mezcla a velocidad baja para integrar bien todos los ingredientes.
  6. Precalienta el horno a 175ºC calor arriba y abajo.
  7. En un cuenco aparte, mezcla el vinagre blanco con el bicarbonato y añade rápidamente a la masa para que quede actividado. Mezcla lentamente y agrega ahora la cucharadita de colorante rojo en pasta. Mezcla ahora con cuidado pero sin cesar para que se reparta bien el colorante por toda la mezcla.
  8. Pesa la masa y divídela en dos moldes iguales (18 cms de diámetro) previamente engrasados con spray desmoldante o con un poco de mantequilla (intenta que haya la misma cantidad de masa en cada molde).
  9. Hornea durante 25-30 minutos aproximadamente o hasta comprobar que están listos pinchando con un palillo o cake tester. Saca del horno y deja reposar sobre una rejilla unos 15 minutos aproximadamente.
  10. Desmolda los bizcochos y con una lira o con un cuchillo, nivela la superficie para que queden lo más rectos e igualados posibles (no tires los restos de bizcocho que después los aprovecharemos). Deja enfriar los bizcochos por completo.
  11. Ahora es el momento de preparar el frosting de queso crema. En un bol amplio, tamiza el azúcar glas para eliminar los posibles grumos que pueda contener.
  12. Vierte en un bol la mantequilla y bate a velocidad alta durante 4-5 minutos para que blanquee y esté muy cremosa. Añade el azúcar glas y mezcla durante 1 minuto a velocidad baja; a continuación, sube la velocidad a alta y mezcla durante 5 minutos para que el azúcar se mezcle por completo con la mantequilla.
  13. Finalmente, agrega el queso crema y vuelve a mezclar a velocidad alta durante 2-3 minutos para que el frosting quede aireado y cremoso.
  14. Ahora es el momento de montar la tarta. Coloca el primer bizcocho sobre un plato de presentación elegido y distribuye una capa uniforme de crema (puedes ayudarte con una manga pastelera de manera que quede más igualitario). Sobre la crema coloca el otro bizcocho y cubre con más crema tanto los laterales como la parte superior. En este caso, cubre con una capa muy fina de crema ya que esa será la capa sujetamigas que nos ayudará a dejar la tarta más perfecta. Lleva la tarta a la nevera durante 15-20 minutos.
  15. Pasado este tiempo, saca de la nevera la tarta y vuelve a cubrir con el resto de crema la superficie y los laterales y con ayuda de una espátula, alisa bien hasta dejar una capa uniforme y lo más recta posible.
  16. Finalmente, decora la tarta a tu gusto; yo he aprovechado los restos de bizcocho sobrantes al nivelarlos y he rallado un poco por la superficie; además, he cortado daditos de bizcocho y los he puesto en el centro.

Fuente: María Lunarillos





2 Comentarios a “TARTA Red Velvet”

  1. Parece fácil de hacer, la semana que viene tengo merienda con mis hermanas(7) ni más ni menos, jaja y ya te cuento si les han gustado.

    Inmaculada, diciembre 15, 2016, 10:57 pm | Responder a este comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: