CLASSIC CHEESECAKE

La Cocina de Morilands

CLASSIC CHEESECAKE

traditionalcheesecakeblog

Ya ha llegado el mes de septiembre y la mayoría de gente ha acabado sus vacaciones, incluido yo. Ayer mismo empezamos el cole y ahora andamos bastante liados preparando material, reuniones, organizando la clase, etc.  La verdad es que la rutina es necesaria en muchísimas ocasiones y la vuelta al trabajo (aunque un pelín dura) siempre es motivo de alegría.

traditionalcheesecake1blog

En mi caso, comienzo nueva promoción con muchos retos y desafíos por delante así que tendré que coger fuerzas para todo lo que acontece; seguiréis viendo recetas muy dulces por aquí y algunas saladas que irán cayendo de vez en cuando. Además, preparaos porque también tendrémos muuuchos bizcochos y en diferentes variedades.

traditionalcheesecake2blog

Bueno, pues este cheesecake que os dejo hoy es una maravilla; no os lo puedo describir porque tenéis que probarlo y comprobarlo por vosotr@s mism@s. En todo caso, creo que la imagen habla por sí misma y podéis haceros una idea.

Ah, ponle un poco de nata montada, sirope de caramelo y una bola de helado y tendrás una delicia de postre…

11899834_10206210239028305_7909213479249273535_n

 

CLASSIC CHEESECAKE

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo digestive.
  • 100 gr de mantequilla derretida.
  • 2 cucharadas de azúcar (opcional).

Para la crema

  • 150 gr de azúcar.
  • 25 gr de harina de maíz (maicena).
  • 700 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 5 huevos XL (separadas claras y yemas).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 150 ml de nata líquida.
  • 150 ml de crème fraîche o nata fresca.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base de la tarta. Prepara un molde redondo desmontable de unos 22-25 cms de diámetro y engrásalo con spray desmoldante o un poco de mantequilla. Pon también en la base papel de hornear. Reserva.
  2. Pulveriza las galletas con un robot de cocina o picadora o machácalas dentro de una bolsa con ayuda de un rodillo de cocina hasta convertirlas en polvo.
  3. Añade la mantequilla derretida y el azúcar y mezcla bien hasta obtener una especie de masa con la que cubriremos la base y un poco de las paredes del molde. Reserva en la nevera.
  4. Continua preparando la crema. Monta las claras de huevo con la sal a punto de nieve y reserva.
  5. En un bol aparte mezcla la harina de maíz con el azúcar para que no tenga grumos.
  6. En otro bol grande, bate a velocidad baja el queso crema con la mezcla de azúcar y harina de maíz hasta obtener una consistencia cremosa, lisa y sin grumos (no aumentes de velocidad).
  7. Añade a lo anterior la crème fraîche y la nata líquida y continúa mezclando a velocidad baja (no deben quedar grumos).
  8. Ve incorporando las yemas una a una hasta que estén bien integradas. Añade ahora el extracto de vainilla y la ralladura de limón.
  9. Finalmente, con ayuda de una espátula ve incorporando las claras montadas a la mezcla del queso, despacio y con movimientos envolventes.
  10. Precalienta el horno a 180º calor arriba y abajo.
  11. Saca el molde reservado de la nevera y cubre toda la base con varias hojas de papel de plata para evitar la entrada de agua ya que lo vamos a hornear al baño maría. Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas y coloca el molde en la bandeja de horno.
  12. Introduce en el horno y con ayuda de una jarra, vierte agua en la bandeja hasta la mitad aproximadamente.
  13. Hornea durante 70-80 minutos aproximadamente. No pinches el cheesecake para comprobar si está listo; verás que está listo porque está firme y un poco dorado por la superficie (si ves que se está tostando demasiado y aún está la crema blanda, pon una hoja de papel de aluminio cubriendo la superficie). En caso de comprobar que el centro está aún un poco blando, no hay problema, terminará de hacerse con el calor que queda en el pastel y al enfriar estará en su punto. Deja reposar el cheesecake un buen rato con el horno apagado.
  14. Una vez listo, saca el molde del horno con cuidado de no quemarte con el agua y deja enfriar a temperatura ambiente. Una vez templado, deja enfriar por completo en la nevera (mejor de un día para otro).
  15. Desmolda y sirve en porciones sólo o acompañado de nata montada y helado de tu sabor favorito.

Algunas consideraciones…

  • Lo de hornearlo al baño maría es una opción que a mi personalmente más me gusta, pero si te parece mucho lío, puedes hornearlo directamente sobre la rejilla del horno.
  • No te preocupes de llenar el molde hasta arriba con la crema ya que en el horneado no tiende a subir.
  • Puedes ponerle la cobertura que más te guste (mermelada, nutella, dulce de leche…) o bien dejarlo tal cual como yo he hecho.
  • Aunque parezca una explicación bastante larga, es más fácil de lo que parece, y el resultado merece mucho la pena.

Fuente: Bea Roque

La Cocina de Morilands

CLASSIC CHEESECAKE

CLASSIC CHEESECAKE

traditionalcheesecakeblog

Ya ha llegado el mes de septiembre y la mayoría de gente ha acabado sus vacaciones, incluido yo. Ayer mismo empezamos el cole y ahora andamos bastante liados preparando material, reuniones, organizando la clase, etc.  La verdad es que la rutina es necesaria en muchísimas ocasiones y la vuelta al trabajo (aunque un pelín dura) siempre es motivo de alegría.

traditionalcheesecake1blog

En mi caso, comienzo nueva promoción con muchos retos y desafíos por delante así que tendré que coger fuerzas para todo lo que acontece; seguiréis viendo recetas muy dulces por aquí y algunas saladas que irán cayendo de vez en cuando. Además, preparaos porque también tendrémos muuuchos bizcochos y en diferentes variedades.

traditionalcheesecake2blog

Bueno, pues este cheesecake que os dejo hoy es una maravilla; no os lo puedo describir porque tenéis que probarlo y comprobarlo por vosotr@s mism@s. En todo caso, creo que la imagen habla por sí misma y podéis haceros una idea.

Ah, ponle un poco de nata montada, sirope de caramelo y una bola de helado y tendrás una delicia de postre…

11899834_10206210239028305_7909213479249273535_n

 

CLASSIC CHEESECAKE

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo digestive.
  • 100 gr de mantequilla derretida.
  • 2 cucharadas de azúcar (opcional).

Para la crema

  • 150 gr de azúcar.
  • 25 gr de harina de maíz (maicena).
  • 700 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 5 huevos XL (separadas claras y yemas).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 150 ml de nata líquida.
  • 150 ml de crème fraîche o nata fresca.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base de la tarta. Prepara un molde redondo desmontable de unos 22-25 cms de diámetro y engrásalo con spray desmoldante o un poco de mantequilla. Pon también en la base papel de hornear. Reserva.
  2. Pulveriza las galletas con un robot de cocina o picadora o machácalas dentro de una bolsa con ayuda de un rodillo de cocina hasta convertirlas en polvo.
  3. Añade la mantequilla derretida y el azúcar y mezcla bien hasta obtener una especie de masa con la que cubriremos la base y un poco de las paredes del molde. Reserva en la nevera.
  4. Continua preparando la crema. Monta las claras de huevo con la sal a punto de nieve y reserva.
  5. En un bol aparte mezcla la harina de maíz con el azúcar para que no tenga grumos.
  6. En otro bol grande, bate a velocidad baja el queso crema con la mezcla de azúcar y harina de maíz hasta obtener una consistencia cremosa, lisa y sin grumos (no aumentes de velocidad).
  7. Añade a lo anterior la crème fraîche y la nata líquida y continúa mezclando a velocidad baja (no deben quedar grumos).
  8. Ve incorporando las yemas una a una hasta que estén bien integradas. Añade ahora el extracto de vainilla y la ralladura de limón.
  9. Finalmente, con ayuda de una espátula ve incorporando las claras montadas a la mezcla del queso, despacio y con movimientos envolventes.
  10. Precalienta el horno a 180º calor arriba y abajo.
  11. Saca el molde reservado de la nevera y cubre toda la base con varias hojas de papel de plata para evitar la entrada de agua ya que lo vamos a hornear al baño maría. Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas y coloca el molde en la bandeja de horno.
  12. Introduce en el horno y con ayuda de una jarra, vierte agua en la bandeja hasta la mitad aproximadamente.
  13. Hornea durante 70-80 minutos aproximadamente. No pinches el cheesecake para comprobar si está listo; verás que está listo porque está firme y un poco dorado por la superficie (si ves que se está tostando demasiado y aún está la crema blanda, pon una hoja de papel de aluminio cubriendo la superficie). En caso de comprobar que el centro está aún un poco blando, no hay problema, terminará de hacerse con el calor que queda en el pastel y al enfriar estará en su punto. Deja reposar el cheesecake un buen rato con el horno apagado.
  14. Una vez listo, saca el molde del horno con cuidado de no quemarte con el agua y deja enfriar a temperatura ambiente. Una vez templado, deja enfriar por completo en la nevera (mejor de un día para otro).
  15. Desmolda y sirve en porciones sólo o acompañado de nata montada y helado de tu sabor favorito.

Algunas consideraciones…

  • Lo de hornearlo al baño maría es una opción que a mi personalmente más me gusta, pero si te parece mucho lío, puedes hornearlo directamente sobre la rejilla del horno.
  • No te preocupes de llenar el molde hasta arriba con la crema ya que en el horneado no tiende a subir.
  • Puedes ponerle la cobertura que más te guste (mermelada, nutella, dulce de leche…) o bien dejarlo tal cual como yo he hecho.
  • Aunque parezca una explicación bastante larga, es más fácil de lo que parece, y el resultado merece mucho la pena.

Fuente: Bea Roque

traditionalcheesecakeblog

Ya ha llegado el mes de septiembre y la mayoría de gente ha acabado sus vacaciones, incluido yo. Ayer mismo empezamos el cole y ahora andamos bastante liados preparando material, reuniones, organizando la clase, etc.  La verdad es que la rutina es necesaria en muchísimas ocasiones y la vuelta al trabajo (aunque un pelín dura) siempre es motivo de alegría.

traditionalcheesecake1blog

En mi caso, comienzo nueva promoción con muchos retos y desafíos por delante así que tendré que coger fuerzas para todo lo que acontece; seguiréis viendo recetas muy dulces por aquí y algunas saladas que irán cayendo de vez en cuando. Además, preparaos porque también tendrémos muuuchos bizcochos y en diferentes variedades.

traditionalcheesecake2blog

Bueno, pues este cheesecake que os dejo hoy es una maravilla; no os lo puedo describir porque tenéis que probarlo y comprobarlo por vosotr@s mism@s. En todo caso, creo que la imagen habla por sí misma y podéis haceros una idea.

Ah, ponle un poco de nata montada, sirope de caramelo y una bola de helado y tendrás una delicia de postre…

11899834_10206210239028305_7909213479249273535_n

 

CLASSIC CHEESECAKE

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo digestive.
  • 100 gr de mantequilla derretida.
  • 2 cucharadas de azúcar (opcional).

Para la crema

  • 150 gr de azúcar.
  • 25 gr de harina de maíz (maicena).
  • 700 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 5 huevos XL (separadas claras y yemas).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 150 ml de nata líquida.
  • 150 ml de crème fraîche o nata fresca.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base de la tarta. Prepara un molde redondo desmontable de unos 22-25 cms de diámetro y engrásalo con spray desmoldante o un poco de mantequilla. Pon también en la base papel de hornear. Reserva.
  2. Pulveriza las galletas con un robot de cocina o picadora o machácalas dentro de una bolsa con ayuda de un rodillo de cocina hasta convertirlas en polvo.
  3. Añade la mantequilla derretida y el azúcar y mezcla bien hasta obtener una especie de masa con la que cubriremos la base y un poco de las paredes del molde. Reserva en la nevera.
  4. Continua preparando la crema. Monta las claras de huevo con la sal a punto de nieve y reserva.
  5. En un bol aparte mezcla la harina de maíz con el azúcar para que no tenga grumos.
  6. En otro bol grande, bate a velocidad baja el queso crema con la mezcla de azúcar y harina de maíz hasta obtener una consistencia cremosa, lisa y sin grumos (no aumentes de velocidad).
  7. Añade a lo anterior la crème fraîche y la nata líquida y continúa mezclando a velocidad baja (no deben quedar grumos).
  8. Ve incorporando las yemas una a una hasta que estén bien integradas. Añade ahora el extracto de vainilla y la ralladura de limón.
  9. Finalmente, con ayuda de una espátula ve incorporando las claras montadas a la mezcla del queso, despacio y con movimientos envolventes.
  10. Precalienta el horno a 180º calor arriba y abajo.
  11. Saca el molde reservado de la nevera y cubre toda la base con varias hojas de papel de plata para evitar la entrada de agua ya que lo vamos a hornear al baño maría. Vierte la mezcla de queso sobre la base de galletas y coloca el molde en la bandeja de horno.
  12. Introduce en el horno y con ayuda de una jarra, vierte agua en la bandeja hasta la mitad aproximadamente.
  13. Hornea durante 70-80 minutos aproximadamente. No pinches el cheesecake para comprobar si está listo; verás que está listo porque está firme y un poco dorado por la superficie (si ves que se está tostando demasiado y aún está la crema blanda, pon una hoja de papel de aluminio cubriendo la superficie). En caso de comprobar que el centro está aún un poco blando, no hay problema, terminará de hacerse con el calor que queda en el pastel y al enfriar estará en su punto. Deja reposar el cheesecake un buen rato con el horno apagado.
  14. Una vez listo, saca el molde del horno con cuidado de no quemarte con el agua y deja enfriar a temperatura ambiente. Una vez templado, deja enfriar por completo en la nevera (mejor de un día para otro).
  15. Desmolda y sirve en porciones sólo o acompañado de nata montada y helado de tu sabor favorito.

Algunas consideraciones…

  • Lo de hornearlo al baño maría es una opción que a mi personalmente más me gusta, pero si te parece mucho lío, puedes hornearlo directamente sobre la rejilla del horno.
  • No te preocupes de llenar el molde hasta arriba con la crema ya que en el horneado no tiende a subir.
  • Puedes ponerle la cobertura que más te guste (mermelada, nutella, dulce de leche…) o bien dejarlo tal cual como yo he hecho.
  • Aunque parezca una explicación bastante larga, es más fácil de lo que parece, y el resultado merece mucho la pena.

Fuente: Bea Roque





2 Comentarios a “CLASSIC CHEESECAKE”

  1. Hola Juanfra.Preguntita,como siempre..Que diferencia hay entre la nata liquida y la crème fraîche ? ? Las dos son natas(para mí, claro).La segunda es nata espesa??Gracias…y gracias. Todas las recetas tuyas que he hecho siempre me han salido estupendas ,gracias a tus buenas explicaciones…

    soleil, octubre 28, 2015, 10:45 pm | Responder a este comentario
    • Efectivamente, la crème fraîche es bastante más espesa y la otra es más líquida. La textura es diferente y en las recetas se suele utilizar la primera por su cantidad de materia grasa que le hace que tenga más consistencia. En todo caso, si no la encuentras, puedes sustituir una por otra, pero lo mejor es usar la que viene en la receta. Gracias por preparar mis recetas. Un saludo

      Juanfra, octubre 29, 2015, 7:50 am | Responder a este comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: