CHEESECAKE de vainilla

La Cocina de Morilands

CHEESECAKE de vainilla

cheesecakedevainillablog

Creo que me he enamorado perdidamente de este cheesecake, además de otras cosas de la vida. Desde el momento en que lo desmoldé lo supe, supe que había llegado el momento de disfrutarlo al máximo, de meterle la cuchara y no parar de comerlo… No sé ni cómo me pude resistir a no acabar con la mitad en una sentada…

Todo empezó la semana pasada cuando por el jueves más o menos me dió antojo y necesidad de un cheesecake. El problema estaba en que me lo iba a tener que zampar yo solito y me lo planteé por un instante. Poco después me dije… ¿es que este cuerpo no se merece comerse un cheesecake??? Jejejejejeje… si estuvieran leyendo esto algunas de mis amigas caerían al suelo de la risa.

Pues dicho y hecho, me puse a prepararlo, sabiendo anticipadamente que me gustaría, que me encantaría.

cheesecakedevainilla1blog

Así fue, en el momento que lo desmoldé y empecé con la primera cuchara pensé: este es mi CHEESECAKE perfecto. Esto no quiere decir que los demás no me encanten pero es que siendo la vainilla mi ingrediente favorito, no podía ser de otra forma.

Pues señoras y señores, os comparto esta maravillosa receta para que podáis prepararlo para vuestra familia, amigos, compañeros de trabajo, de clase, o como ha sido mi caso, para disfrutarlo en un sólo fin de semana… En este caso, no ha salido ni una porción de casa, ha sido toooooodooo para mi solo.

10410675_10204201943342168_4048903991134748992_n

Vamos con la receta…

CHEESECAKE de vainilla

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo chiquilín o digestive.
  • 125 gr de mantequilla a tª ambiente.

Para el relleno

  • 500 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 165 gr de azúcar.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta (o 2 cucharaditas de esencia de vainilla).
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 4 huevos.
  • 180 ml de crème fraîche o nata fresca.

Para el sirope de vainilla (opcional)

  • 75 gr de azúcar.
  • 80 ml de agua.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base. Tritura las galletas con un robot de cocina o metiéndolas en una bolsa de plástico y aplastándolas con un rodillo hasta convertirlas en polvo fino. Añade la mantequilla y mezcla para homogeneizar. Cubre con esta mezcla la base y paredes de un molde redondo desmontable de unos 18-20 cms de diámetro. Introduce en el congelador mientras continuamos con la receta.
  2. Precalienta el horno a 160ºC calor arriba y abajo.
  3. Separa las yemas de las claras de huevo. Monta a punto de nieve 2 claras y reserva (las otras 2 claras no las usaremos).
  4. Ahora vamos a preparar el relleno. En un bol amplio bate el queso crema, el azúcar y la vainilla hasta obtener una mezcla lisa y esponjosa. Incorpora la ralladura y zumo de limón, las yemas y la crème fraîche. Bate a velocidad media-baja para integrar todos los ingredientes.
  5. Finalmente, incorpora las claras montadas y mezcla suavemente y con movimientos envolventes.
  6. Una vez lista la crema de relleno, vierte dentro del molde que teníamos en el congelador, alisa la superficie e introduce en el horno durante 1 hora aproximadamente o hasta comprobar que la mezcla esté ligeramente temblorosa por el centro. (Si ves que se está tostando por la superficie puedes ponerle un poco de papel de aluminio). Una vez listo, deja enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta o sobre una rejilla a temperatura ambiente.
  7. Una vez frío, introduce en la nevera si es posible de un día para otro para que enfríe bien.
  8. Finalmente, vamos a preparar el sirope de vainilla. Vierte en un cazo el azúcar y el agua y calienta a fuego medio removiendo sin cesar hasta que el azúcar se disuelva. Deja reposar unos 2 minutos. Agrega la vainilla en pasta y mezcla bien con una cuchara para que se disuelva y se mezcle con lo anterior. Vierte en un tarro de cristal y deja enfriar.
  9. Cuando vayas a servir el cheesecake, pon un poco de sirope de vainilla por la superficie y listo.

Algunas consideraciones…

  • Si no tienes o no encuentras vainilla en pasta puedes sustituirla por esencia de vainilla, en este caso, 2 cucharaditas (5 ml).
  • Dependiendo del tamaño del molde que uses, el cheesecake quedará más o menos alto. En mi caso, he usado un molde desmontable alto de 18 cms de diámetro.
  • El sirope de vainilla es opcional, pero queda muy bien sirviendo un poco sobre cada porción de la tarta.
  • No os asustéis si veis el cheesecake subir mucho en el horno, al enfriar bajará considerablemente.
  • La crème fraîche se puede encontrar en la mayoría de supermercados junto a las mantequillas. Si no la encuentras con este nombre, puede que la llamen nata fresca. En caso de no encontrarla puedes sustituirla por nata para montar.
La Cocina de Morilands

CHEESECAKE de vainilla

CHEESECAKE de vainilla

cheesecakedevainillablog

Creo que me he enamorado perdidamente de este cheesecake, además de otras cosas de la vida. Desde el momento en que lo desmoldé lo supe, supe que había llegado el momento de disfrutarlo al máximo, de meterle la cuchara y no parar de comerlo… No sé ni cómo me pude resistir a no acabar con la mitad en una sentada…

Todo empezó la semana pasada cuando por el jueves más o menos me dió antojo y necesidad de un cheesecake. El problema estaba en que me lo iba a tener que zampar yo solito y me lo planteé por un instante. Poco después me dije… ¿es que este cuerpo no se merece comerse un cheesecake??? Jejejejejeje… si estuvieran leyendo esto algunas de mis amigas caerían al suelo de la risa.

Pues dicho y hecho, me puse a prepararlo, sabiendo anticipadamente que me gustaría, que me encantaría.

cheesecakedevainilla1blog

Así fue, en el momento que lo desmoldé y empecé con la primera cuchara pensé: este es mi CHEESECAKE perfecto. Esto no quiere decir que los demás no me encanten pero es que siendo la vainilla mi ingrediente favorito, no podía ser de otra forma.

Pues señoras y señores, os comparto esta maravillosa receta para que podáis prepararlo para vuestra familia, amigos, compañeros de trabajo, de clase, o como ha sido mi caso, para disfrutarlo en un sólo fin de semana… En este caso, no ha salido ni una porción de casa, ha sido toooooodooo para mi solo.

10410675_10204201943342168_4048903991134748992_n

Vamos con la receta…

CHEESECAKE de vainilla

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo chiquilín o digestive.
  • 125 gr de mantequilla a tª ambiente.

Para el relleno

  • 500 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 165 gr de azúcar.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta (o 2 cucharaditas de esencia de vainilla).
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 4 huevos.
  • 180 ml de crème fraîche o nata fresca.

Para el sirope de vainilla (opcional)

  • 75 gr de azúcar.
  • 80 ml de agua.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base. Tritura las galletas con un robot de cocina o metiéndolas en una bolsa de plástico y aplastándolas con un rodillo hasta convertirlas en polvo fino. Añade la mantequilla y mezcla para homogeneizar. Cubre con esta mezcla la base y paredes de un molde redondo desmontable de unos 18-20 cms de diámetro. Introduce en el congelador mientras continuamos con la receta.
  2. Precalienta el horno a 160ºC calor arriba y abajo.
  3. Separa las yemas de las claras de huevo. Monta a punto de nieve 2 claras y reserva (las otras 2 claras no las usaremos).
  4. Ahora vamos a preparar el relleno. En un bol amplio bate el queso crema, el azúcar y la vainilla hasta obtener una mezcla lisa y esponjosa. Incorpora la ralladura y zumo de limón, las yemas y la crème fraîche. Bate a velocidad media-baja para integrar todos los ingredientes.
  5. Finalmente, incorpora las claras montadas y mezcla suavemente y con movimientos envolventes.
  6. Una vez lista la crema de relleno, vierte dentro del molde que teníamos en el congelador, alisa la superficie e introduce en el horno durante 1 hora aproximadamente o hasta comprobar que la mezcla esté ligeramente temblorosa por el centro. (Si ves que se está tostando por la superficie puedes ponerle un poco de papel de aluminio). Una vez listo, deja enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta o sobre una rejilla a temperatura ambiente.
  7. Una vez frío, introduce en la nevera si es posible de un día para otro para que enfríe bien.
  8. Finalmente, vamos a preparar el sirope de vainilla. Vierte en un cazo el azúcar y el agua y calienta a fuego medio removiendo sin cesar hasta que el azúcar se disuelva. Deja reposar unos 2 minutos. Agrega la vainilla en pasta y mezcla bien con una cuchara para que se disuelva y se mezcle con lo anterior. Vierte en un tarro de cristal y deja enfriar.
  9. Cuando vayas a servir el cheesecake, pon un poco de sirope de vainilla por la superficie y listo.

Algunas consideraciones…

  • Si no tienes o no encuentras vainilla en pasta puedes sustituirla por esencia de vainilla, en este caso, 2 cucharaditas (5 ml).
  • Dependiendo del tamaño del molde que uses, el cheesecake quedará más o menos alto. En mi caso, he usado un molde desmontable alto de 18 cms de diámetro.
  • El sirope de vainilla es opcional, pero queda muy bien sirviendo un poco sobre cada porción de la tarta.
  • No os asustéis si veis el cheesecake subir mucho en el horno, al enfriar bajará considerablemente.
  • La crème fraîche se puede encontrar en la mayoría de supermercados junto a las mantequillas. Si no la encuentras con este nombre, puede que la llamen nata fresca. En caso de no encontrarla puedes sustituirla por nata para montar.

cheesecakedevainillablog

Creo que me he enamorado perdidamente de este cheesecake, además de otras cosas de la vida. Desde el momento en que lo desmoldé lo supe, supe que había llegado el momento de disfrutarlo al máximo, de meterle la cuchara y no parar de comerlo… No sé ni cómo me pude resistir a no acabar con la mitad en una sentada…

Todo empezó la semana pasada cuando por el jueves más o menos me dió antojo y necesidad de un cheesecake. El problema estaba en que me lo iba a tener que zampar yo solito y me lo planteé por un instante. Poco después me dije… ¿es que este cuerpo no se merece comerse un cheesecake??? Jejejejejeje… si estuvieran leyendo esto algunas de mis amigas caerían al suelo de la risa.

Pues dicho y hecho, me puse a prepararlo, sabiendo anticipadamente que me gustaría, que me encantaría.

cheesecakedevainilla1blog

Así fue, en el momento que lo desmoldé y empecé con la primera cuchara pensé: este es mi CHEESECAKE perfecto. Esto no quiere decir que los demás no me encanten pero es que siendo la vainilla mi ingrediente favorito, no podía ser de otra forma.

Pues señoras y señores, os comparto esta maravillosa receta para que podáis prepararlo para vuestra familia, amigos, compañeros de trabajo, de clase, o como ha sido mi caso, para disfrutarlo en un sólo fin de semana… En este caso, no ha salido ni una porción de casa, ha sido toooooodooo para mi solo.

10410675_10204201943342168_4048903991134748992_n

Vamos con la receta…

CHEESECAKE de vainilla

Necesitarás…

Para la base

  • 250 gr de galletas tipo chiquilín o digestive.
  • 125 gr de mantequilla a tª ambiente.

Para el relleno

  • 500 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 165 gr de azúcar.
  • 1 cucharada de vainilla en pasta (o 2 cucharaditas de esencia de vainilla).
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón.
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 4 huevos.
  • 180 ml de crème fraîche o nata fresca.

Para el sirope de vainilla (opcional)

  • 75 gr de azúcar.
  • 80 ml de agua.
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, vamos a preparar la base. Tritura las galletas con un robot de cocina o metiéndolas en una bolsa de plástico y aplastándolas con un rodillo hasta convertirlas en polvo fino. Añade la mantequilla y mezcla para homogeneizar. Cubre con esta mezcla la base y paredes de un molde redondo desmontable de unos 18-20 cms de diámetro. Introduce en el congelador mientras continuamos con la receta.
  2. Precalienta el horno a 160ºC calor arriba y abajo.
  3. Separa las yemas de las claras de huevo. Monta a punto de nieve 2 claras y reserva (las otras 2 claras no las usaremos).
  4. Ahora vamos a preparar el relleno. En un bol amplio bate el queso crema, el azúcar y la vainilla hasta obtener una mezcla lisa y esponjosa. Incorpora la ralladura y zumo de limón, las yemas y la crème fraîche. Bate a velocidad media-baja para integrar todos los ingredientes.
  5. Finalmente, incorpora las claras montadas y mezcla suavemente y con movimientos envolventes.
  6. Una vez lista la crema de relleno, vierte dentro del molde que teníamos en el congelador, alisa la superficie e introduce en el horno durante 1 hora aproximadamente o hasta comprobar que la mezcla esté ligeramente temblorosa por el centro. (Si ves que se está tostando por la superficie puedes ponerle un poco de papel de aluminio). Una vez listo, deja enfriar dentro del horno con la puerta entreabierta o sobre una rejilla a temperatura ambiente.
  7. Una vez frío, introduce en la nevera si es posible de un día para otro para que enfríe bien.
  8. Finalmente, vamos a preparar el sirope de vainilla. Vierte en un cazo el azúcar y el agua y calienta a fuego medio removiendo sin cesar hasta que el azúcar se disuelva. Deja reposar unos 2 minutos. Agrega la vainilla en pasta y mezcla bien con una cuchara para que se disuelva y se mezcle con lo anterior. Vierte en un tarro de cristal y deja enfriar.
  9. Cuando vayas a servir el cheesecake, pon un poco de sirope de vainilla por la superficie y listo.

Algunas consideraciones…

  • Si no tienes o no encuentras vainilla en pasta puedes sustituirla por esencia de vainilla, en este caso, 2 cucharaditas (5 ml).
  • Dependiendo del tamaño del molde que uses, el cheesecake quedará más o menos alto. En mi caso, he usado un molde desmontable alto de 18 cms de diámetro.
  • El sirope de vainilla es opcional, pero queda muy bien sirviendo un poco sobre cada porción de la tarta.
  • No os asustéis si veis el cheesecake subir mucho en el horno, al enfriar bajará considerablemente.
  • La crème fraîche se puede encontrar en la mayoría de supermercados junto a las mantequillas. Si no la encuentras con este nombre, puede que la llamen nata fresca. En caso de no encontrarla puedes sustituirla por nata para montar.




1 Comentario a “CHEESECAKE de vainilla”

  1. Me encantan los cheesecakes, pero este se lleva la palma, que buena pinta, y con una altura considerable, me lo apunto!
    Besotes!
    http://bakelosophy.blogspot.com.es/

    Texy Vera, noviembre 20, 2014, 1:49 pm | Responder a este comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: