GÂTEAU magique d`Halloween

La Cocina de Morilands

GÂTEAU magique d`Halloween

pastelmágicohalloweenblog

Aquí tienes la primera receta de halloween de este año. No sé si habrán muchas más, pero de momento tengo otras dos pensadas para preparar, así que vamos con este GÂTEAU MAGIQUE que seguro que os encantará.

Lo de mágico os lo explico en un santiamén… se trata de un pastel donde preparamos una masa y la horneamos dando lugar a un postre magnífico compuesto de una capa de flan, otra de crema y finalmente otra de bizcocho tipo genovés. No tiene más misterio que este; cuidando algunos factores, tendremos las capas más conseguidas y diferenciadas o no, pero lo importante es que esté rico y podamos disfrutarlo.

pastelmágicohalloween1blog

En este caso, el pastel lo he preparado con un ingrediente excepcional para estas fechas: calabaza, que da mucho juego en recetas dulces otoñales. Además, va acompañado por una mezcla de especies, una cobertura de queso y nata y finalizado con un toque de mermelada de calabaza. Qué más podemos pedir???

Antes de poneros manos a la obra, leed bien algunos consejos que os dejo al final de la receta y que os ayudarán a que el resultado sea mejor. A mi me queda mucho por descubrir en cuanto a pasteles mágicos, pero os adelanto que iré probando nuevas recetas y compartiendo con tod@s vosotr@s.

pastelmágicohalloween2blog

GÂTEAU magique d´halloween

Necesitarás…

  • 300 gr de pulpa de calabaza.
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 400 ml de leche.
  • 4 huevos.
  • 75 gr de azúcar.
  • 50 ml de miel.
  • 125 gr de mantequilla.
  • 115 gr de harina.
  • 2 cucharaditas de quatre-épices.
  • 1 pizca de sal.

Para la cobertura

  • 80 ml de nata para montar fría.
  • 150 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 25 gr de azúcar glas.
  • Mermelada de calabaza.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, corta la calabaza en tacos pequeños (unos 5 cm  aproximadamente). Cocina al vapor o en el microondas durante 30 minutos aproximadamente (en thermomix, 35 minutos, 100 ºC y velocidad 1).
  2. Una vez lista la calabaza, retira el agua que haya soltado y tritura bien ayudándote de una batidora o con un robot de cocina a velocidad 5-6 y hasta conseguir que una textura fina. Reserva.
  3. Precalienta el horno a 150ºC.
  4. Calienta la leche en un cazuela junto con la vainilla en pasta o la vaina abierta por la mitad hasta llegar a ebullición. Deja reposar para que infusione mientras preparamos el resto de la receta.
  5. Separa las yemas y las claras de huevo. Monta las claras a punto de nieve y reserva.
  6. En un bol aparte bate las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee.
  7. Añade la miel y la mantequilla fundida (unos segundos en el microondas) a la preparación anterior. Mezcla a velocidad media-baja para integrar los ingredientes.
  8. Añade ahora el puré de calabaza reservado, la harina, la sal y la mezcla de quatre-épices.  Mezcla con ayuda de una espátula.
  9. Ve añadiendo la leche que teníamos infusionando (retira la vaina de vainilla) poco a poco mientras que continúas batiendo a velocidad baja y hasta integrar toda la leche en la mezcla.
  10. Finalmente, añade las claras montadas y ve integrándolas lentamente con ayuda de una espátula con movimientos envolventes.
  11. Engrasa un molde redondo desmontable de unos 22 cm de diámetro con spray desmoldante o con mantequilla.
  12. Vierte la preparación anterior al molde y alisa la superficie con una espátula lisa. 
  13. Introduce en el horno durante 50 minutos. Pasado este tiempo, saca del horno y deja enfriar a tª ambiente sobre una rejilla (la crema estará temblorosa).
  14. Pasadas unas cuantas horas, introduce en la nevera para dejar que enfríe por completo (mejor de un día para otro).
  15. Cuando vayas a desmoldar, prepara la crema de cobertura. Bate la nata líquida bien fría hasta que espese (no hace falta que esté totalmente montada). Añade ahora el queso crema y mezcla para integrar ambos ingredientes. Añade también el azúcar glas y vuelve a mezclar para conseguir la textura perfecta.
  16. Desmolda el pastel con cuidado y cubre la superficie con la crema de nata y queso que hemos preparado.
  17. Finalmente, pon un poco de mermelada de calabaza por toda la superficie y mezcla un poco con una cuchara.

Algunas consideraciones…

  • La vaina de vainilla has de cortarla por la mitad para poder extraerle las semillas que le dejarán todo el sabor.
  • Si no tienes o no encuentras vainas de vainilla sustituye por una cucharada sopera de vainilla en pasta.
  • La mezcla de quatre-épices puedes encontrarla en tiendas de especias, en grandes superficies o incluso en mercadillos semanales. En Francia las venden ya preparadas porque se usa mucho en repostería y en otras recetas saladas. También puedes encontrarlas en bazares árabes o en tiendas especializadas.
  • Cuidado al incorporar las claras montadas a la preparación líquida. Usa una espátula o unas varillas manuales pero no debes disolver las claras montadas en la mezcla sino todo lo contrario, han de quedar en la parte superior con algunos grumos. Las claras montadas deben quedar en la superficie del molde y las alisaremos con la parte trasera del un cuchillo o espátula lisa.
  • No debes dejar el pastel en el horno más tiempo del indicado. Es normal que quede tembloroso al sacarlo; será al enfriar cuando coja firmeza y quede bien para poder desmoldar.
La Cocina de Morilands

GÂTEAU magique d`Halloween

GÂTEAU magique d`Halloween

pastelmágicohalloweenblog

Aquí tienes la primera receta de halloween de este año. No sé si habrán muchas más, pero de momento tengo otras dos pensadas para preparar, así que vamos con este GÂTEAU MAGIQUE que seguro que os encantará.

Lo de mágico os lo explico en un santiamén… se trata de un pastel donde preparamos una masa y la horneamos dando lugar a un postre magnífico compuesto de una capa de flan, otra de crema y finalmente otra de bizcocho tipo genovés. No tiene más misterio que este; cuidando algunos factores, tendremos las capas más conseguidas y diferenciadas o no, pero lo importante es que esté rico y podamos disfrutarlo.

pastelmágicohalloween1blog

En este caso, el pastel lo he preparado con un ingrediente excepcional para estas fechas: calabaza, que da mucho juego en recetas dulces otoñales. Además, va acompañado por una mezcla de especies, una cobertura de queso y nata y finalizado con un toque de mermelada de calabaza. Qué más podemos pedir???

Antes de poneros manos a la obra, leed bien algunos consejos que os dejo al final de la receta y que os ayudarán a que el resultado sea mejor. A mi me queda mucho por descubrir en cuanto a pasteles mágicos, pero os adelanto que iré probando nuevas recetas y compartiendo con tod@s vosotr@s.

pastelmágicohalloween2blog

GÂTEAU magique d´halloween

Necesitarás…

  • 300 gr de pulpa de calabaza.
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 400 ml de leche.
  • 4 huevos.
  • 75 gr de azúcar.
  • 50 ml de miel.
  • 125 gr de mantequilla.
  • 115 gr de harina.
  • 2 cucharaditas de quatre-épices.
  • 1 pizca de sal.

Para la cobertura

  • 80 ml de nata para montar fría.
  • 150 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 25 gr de azúcar glas.
  • Mermelada de calabaza.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, corta la calabaza en tacos pequeños (unos 5 cm  aproximadamente). Cocina al vapor o en el microondas durante 30 minutos aproximadamente (en thermomix, 35 minutos, 100 ºC y velocidad 1).
  2. Una vez lista la calabaza, retira el agua que haya soltado y tritura bien ayudándote de una batidora o con un robot de cocina a velocidad 5-6 y hasta conseguir que una textura fina. Reserva.
  3. Precalienta el horno a 150ºC.
  4. Calienta la leche en un cazuela junto con la vainilla en pasta o la vaina abierta por la mitad hasta llegar a ebullición. Deja reposar para que infusione mientras preparamos el resto de la receta.
  5. Separa las yemas y las claras de huevo. Monta las claras a punto de nieve y reserva.
  6. En un bol aparte bate las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee.
  7. Añade la miel y la mantequilla fundida (unos segundos en el microondas) a la preparación anterior. Mezcla a velocidad media-baja para integrar los ingredientes.
  8. Añade ahora el puré de calabaza reservado, la harina, la sal y la mezcla de quatre-épices.  Mezcla con ayuda de una espátula.
  9. Ve añadiendo la leche que teníamos infusionando (retira la vaina de vainilla) poco a poco mientras que continúas batiendo a velocidad baja y hasta integrar toda la leche en la mezcla.
  10. Finalmente, añade las claras montadas y ve integrándolas lentamente con ayuda de una espátula con movimientos envolventes.
  11. Engrasa un molde redondo desmontable de unos 22 cm de diámetro con spray desmoldante o con mantequilla.
  12. Vierte la preparación anterior al molde y alisa la superficie con una espátula lisa. 
  13. Introduce en el horno durante 50 minutos. Pasado este tiempo, saca del horno y deja enfriar a tª ambiente sobre una rejilla (la crema estará temblorosa).
  14. Pasadas unas cuantas horas, introduce en la nevera para dejar que enfríe por completo (mejor de un día para otro).
  15. Cuando vayas a desmoldar, prepara la crema de cobertura. Bate la nata líquida bien fría hasta que espese (no hace falta que esté totalmente montada). Añade ahora el queso crema y mezcla para integrar ambos ingredientes. Añade también el azúcar glas y vuelve a mezclar para conseguir la textura perfecta.
  16. Desmolda el pastel con cuidado y cubre la superficie con la crema de nata y queso que hemos preparado.
  17. Finalmente, pon un poco de mermelada de calabaza por toda la superficie y mezcla un poco con una cuchara.

Algunas consideraciones…

  • La vaina de vainilla has de cortarla por la mitad para poder extraerle las semillas que le dejarán todo el sabor.
  • Si no tienes o no encuentras vainas de vainilla sustituye por una cucharada sopera de vainilla en pasta.
  • La mezcla de quatre-épices puedes encontrarla en tiendas de especias, en grandes superficies o incluso en mercadillos semanales. En Francia las venden ya preparadas porque se usa mucho en repostería y en otras recetas saladas. También puedes encontrarlas en bazares árabes o en tiendas especializadas.
  • Cuidado al incorporar las claras montadas a la preparación líquida. Usa una espátula o unas varillas manuales pero no debes disolver las claras montadas en la mezcla sino todo lo contrario, han de quedar en la parte superior con algunos grumos. Las claras montadas deben quedar en la superficie del molde y las alisaremos con la parte trasera del un cuchillo o espátula lisa.
  • No debes dejar el pastel en el horno más tiempo del indicado. Es normal que quede tembloroso al sacarlo; será al enfriar cuando coja firmeza y quede bien para poder desmoldar.

pastelmágicohalloweenblog

Aquí tienes la primera receta de halloween de este año. No sé si habrán muchas más, pero de momento tengo otras dos pensadas para preparar, así que vamos con este GÂTEAU MAGIQUE que seguro que os encantará.

Lo de mágico os lo explico en un santiamén… se trata de un pastel donde preparamos una masa y la horneamos dando lugar a un postre magnífico compuesto de una capa de flan, otra de crema y finalmente otra de bizcocho tipo genovés. No tiene más misterio que este; cuidando algunos factores, tendremos las capas más conseguidas y diferenciadas o no, pero lo importante es que esté rico y podamos disfrutarlo.

pastelmágicohalloween1blog

En este caso, el pastel lo he preparado con un ingrediente excepcional para estas fechas: calabaza, que da mucho juego en recetas dulces otoñales. Además, va acompañado por una mezcla de especies, una cobertura de queso y nata y finalizado con un toque de mermelada de calabaza. Qué más podemos pedir???

Antes de poneros manos a la obra, leed bien algunos consejos que os dejo al final de la receta y que os ayudarán a que el resultado sea mejor. A mi me queda mucho por descubrir en cuanto a pasteles mágicos, pero os adelanto que iré probando nuevas recetas y compartiendo con tod@s vosotr@s.

pastelmágicohalloween2blog

GÂTEAU magique d´halloween

Necesitarás…

  • 300 gr de pulpa de calabaza.
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharada de vainilla en pasta.
  • 400 ml de leche.
  • 4 huevos.
  • 75 gr de azúcar.
  • 50 ml de miel.
  • 125 gr de mantequilla.
  • 115 gr de harina.
  • 2 cucharaditas de quatre-épices.
  • 1 pizca de sal.

Para la cobertura

  • 80 ml de nata para montar fría.
  • 150 gr de queso crema tipo philadelphia.
  • 25 gr de azúcar glas.
  • Mermelada de calabaza.

Así se prepara…

  1. En primer lugar, corta la calabaza en tacos pequeños (unos 5 cm  aproximadamente). Cocina al vapor o en el microondas durante 30 minutos aproximadamente (en thermomix, 35 minutos, 100 ºC y velocidad 1).
  2. Una vez lista la calabaza, retira el agua que haya soltado y tritura bien ayudándote de una batidora o con un robot de cocina a velocidad 5-6 y hasta conseguir que una textura fina. Reserva.
  3. Precalienta el horno a 150ºC.
  4. Calienta la leche en un cazuela junto con la vainilla en pasta o la vaina abierta por la mitad hasta llegar a ebullición. Deja reposar para que infusione mientras preparamos el resto de la receta.
  5. Separa las yemas y las claras de huevo. Monta las claras a punto de nieve y reserva.
  6. En un bol aparte bate las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee.
  7. Añade la miel y la mantequilla fundida (unos segundos en el microondas) a la preparación anterior. Mezcla a velocidad media-baja para integrar los ingredientes.
  8. Añade ahora el puré de calabaza reservado, la harina, la sal y la mezcla de quatre-épices.  Mezcla con ayuda de una espátula.
  9. Ve añadiendo la leche que teníamos infusionando (retira la vaina de vainilla) poco a poco mientras que continúas batiendo a velocidad baja y hasta integrar toda la leche en la mezcla.
  10. Finalmente, añade las claras montadas y ve integrándolas lentamente con ayuda de una espátula con movimientos envolventes.
  11. Engrasa un molde redondo desmontable de unos 22 cm de diámetro con spray desmoldante o con mantequilla.
  12. Vierte la preparación anterior al molde y alisa la superficie con una espátula lisa. 
  13. Introduce en el horno durante 50 minutos. Pasado este tiempo, saca del horno y deja enfriar a tª ambiente sobre una rejilla (la crema estará temblorosa).
  14. Pasadas unas cuantas horas, introduce en la nevera para dejar que enfríe por completo (mejor de un día para otro).
  15. Cuando vayas a desmoldar, prepara la crema de cobertura. Bate la nata líquida bien fría hasta que espese (no hace falta que esté totalmente montada). Añade ahora el queso crema y mezcla para integrar ambos ingredientes. Añade también el azúcar glas y vuelve a mezclar para conseguir la textura perfecta.
  16. Desmolda el pastel con cuidado y cubre la superficie con la crema de nata y queso que hemos preparado.
  17. Finalmente, pon un poco de mermelada de calabaza por toda la superficie y mezcla un poco con una cuchara.

Algunas consideraciones…

  • La vaina de vainilla has de cortarla por la mitad para poder extraerle las semillas que le dejarán todo el sabor.
  • Si no tienes o no encuentras vainas de vainilla sustituye por una cucharada sopera de vainilla en pasta.
  • La mezcla de quatre-épices puedes encontrarla en tiendas de especias, en grandes superficies o incluso en mercadillos semanales. En Francia las venden ya preparadas porque se usa mucho en repostería y en otras recetas saladas. También puedes encontrarlas en bazares árabes o en tiendas especializadas.
  • Cuidado al incorporar las claras montadas a la preparación líquida. Usa una espátula o unas varillas manuales pero no debes disolver las claras montadas en la mezcla sino todo lo contrario, han de quedar en la parte superior con algunos grumos. Las claras montadas deben quedar en la superficie del molde y las alisaremos con la parte trasera del un cuchillo o espátula lisa.
  • No debes dejar el pastel en el horno más tiempo del indicado. Es normal que quede tembloroso al sacarlo; será al enfriar cuando coja firmeza y quede bien para poder desmoldar.




Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: