MERMELADA de membrillo

La Cocina de Morilands

MERMELADA de membrillo

mermeladademembrillo1blog

De nuevo vuelvo con una de las recetas de mi madre. Es tiempo de membrillos, el otoño llegó por fin aunque un poco tarde así que hay que aprovechar el poco tiempo que durará para preparar todas esas recetas que tenemos pendientes y que son muy ricas al llevar frutos de esta estación.

El membrillo lo encontramos muy fácilmente en estas tierras, sin ir más lejos mi hermano en el campo tiene árboles y todos los años tenemos membrillos para hacer mermelada. Mi madre los aprovecha muy bien y prepara una buena olla para conservar y tomar como postre. Ella lo toma directamente en un plato sin acompañamiento alguno y aunque tiene que controlarse por los niveles de azúcar, es raro el día que no se toma una poca. Este año la hemos repartido y yo me he traído un par de tarros directamente a casa; así dura menos y no estamos todos los días con esta adicción a la mermelada.

mermeladademembrilloblog

Esta mermelada se puede tomar como cobertura en una tarta de queso (quedaría ideal), en un canapé con queso fresco, queso crema… Yo le pongo al yogur y me encanta la mezcla resultante, pero os aconsejo que no lo hagáis porque os creará adicción.

Vamos con la receta…

MERMELADA de membrillo

Necesitarás…

  • 1 kilo de pulpa de membrillo limpio y pelado.
  • 750 gr de azúcar.
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • Canela (opcional).

Así se prepara…

  1. En primer lugar,  pela los membrillos y córtalos en pedacitos pequeños. Si tienes posibilidad, tritura para que quede más homogénea la mermelada.
  2. Como es una fruta un poco dura, cuécelo en agua caliente para que se ablande y una vez cocido, saca del agua, escurre bien y deja enfriar.
  3. Vierte la pulpa de membrillo en una cacerola o cazo (dependiendo de la cantidad a realizar) y agrega el vaso de agua. Cuece la fruta con el agua a fuego lento  sin dejar de remover y hasta que esté bien reducida y en el punto deseado de espesor.
  4. Ahora es el momento de agregar el azúcar. Vierte sobre la fruta y vuelve a remover bien para que se integre por completo y la mermelada esté lista.
  5. Según Francisca, estará lista cuando esté en el punto deseado de espesor (un poco a ojo).

Algunas consideraciones…

  • Conforme se vaya cociendo el membrillo, la fruta se irá deshaciendo y homogeneizándose pero si te gusta más triturada puedes pasarla por un robot de cocina y triturar al gusto.
  • Si te gusta menos espesa déjala menos tiempo al fuego y/o agrega un poco más de agua.
  • Para conservarla, cierra bien y cuece al baño maría o también puedes hacer el vacío dándoles la vuelta a los tarros aún en caliente.
  • Puedes ponerle una cucharadita de canela o un poco de jenjibre fresco rallado que le dará un sabor peculiar.
La Cocina de Morilands

MERMELADA de membrillo

MERMELADA de membrillo

mermeladademembrillo1blog

De nuevo vuelvo con una de las recetas de mi madre. Es tiempo de membrillos, el otoño llegó por fin aunque un poco tarde así que hay que aprovechar el poco tiempo que durará para preparar todas esas recetas que tenemos pendientes y que son muy ricas al llevar frutos de esta estación.

El membrillo lo encontramos muy fácilmente en estas tierras, sin ir más lejos mi hermano en el campo tiene árboles y todos los años tenemos membrillos para hacer mermelada. Mi madre los aprovecha muy bien y prepara una buena olla para conservar y tomar como postre. Ella lo toma directamente en un plato sin acompañamiento alguno y aunque tiene que controlarse por los niveles de azúcar, es raro el día que no se toma una poca. Este año la hemos repartido y yo me he traído un par de tarros directamente a casa; así dura menos y no estamos todos los días con esta adicción a la mermelada.

mermeladademembrilloblog

Esta mermelada se puede tomar como cobertura en una tarta de queso (quedaría ideal), en un canapé con queso fresco, queso crema… Yo le pongo al yogur y me encanta la mezcla resultante, pero os aconsejo que no lo hagáis porque os creará adicción.

Vamos con la receta…

MERMELADA de membrillo

Necesitarás…

  • 1 kilo de pulpa de membrillo limpio y pelado.
  • 750 gr de azúcar.
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • Canela (opcional).

Así se prepara…

  1. En primer lugar,  pela los membrillos y córtalos en pedacitos pequeños. Si tienes posibilidad, tritura para que quede más homogénea la mermelada.
  2. Como es una fruta un poco dura, cuécelo en agua caliente para que se ablande y una vez cocido, saca del agua, escurre bien y deja enfriar.
  3. Vierte la pulpa de membrillo en una cacerola o cazo (dependiendo de la cantidad a realizar) y agrega el vaso de agua. Cuece la fruta con el agua a fuego lento  sin dejar de remover y hasta que esté bien reducida y en el punto deseado de espesor.
  4. Ahora es el momento de agregar el azúcar. Vierte sobre la fruta y vuelve a remover bien para que se integre por completo y la mermelada esté lista.
  5. Según Francisca, estará lista cuando esté en el punto deseado de espesor (un poco a ojo).

Algunas consideraciones…

  • Conforme se vaya cociendo el membrillo, la fruta se irá deshaciendo y homogeneizándose pero si te gusta más triturada puedes pasarla por un robot de cocina y triturar al gusto.
  • Si te gusta menos espesa déjala menos tiempo al fuego y/o agrega un poco más de agua.
  • Para conservarla, cierra bien y cuece al baño maría o también puedes hacer el vacío dándoles la vuelta a los tarros aún en caliente.
  • Puedes ponerle una cucharadita de canela o un poco de jenjibre fresco rallado que le dará un sabor peculiar.

mermeladademembrillo1blog

De nuevo vuelvo con una de las recetas de mi madre. Es tiempo de membrillos, el otoño llegó por fin aunque un poco tarde así que hay que aprovechar el poco tiempo que durará para preparar todas esas recetas que tenemos pendientes y que son muy ricas al llevar frutos de esta estación.

El membrillo lo encontramos muy fácilmente en estas tierras, sin ir más lejos mi hermano en el campo tiene árboles y todos los años tenemos membrillos para hacer mermelada. Mi madre los aprovecha muy bien y prepara una buena olla para conservar y tomar como postre. Ella lo toma directamente en un plato sin acompañamiento alguno y aunque tiene que controlarse por los niveles de azúcar, es raro el día que no se toma una poca. Este año la hemos repartido y yo me he traído un par de tarros directamente a casa; así dura menos y no estamos todos los días con esta adicción a la mermelada.

mermeladademembrilloblog

Esta mermelada se puede tomar como cobertura en una tarta de queso (quedaría ideal), en un canapé con queso fresco, queso crema… Yo le pongo al yogur y me encanta la mezcla resultante, pero os aconsejo que no lo hagáis porque os creará adicción.

Vamos con la receta…

MERMELADA de membrillo

Necesitarás…

  • 1 kilo de pulpa de membrillo limpio y pelado.
  • 750 gr de azúcar.
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • Canela (opcional).

Así se prepara…

  1. En primer lugar,  pela los membrillos y córtalos en pedacitos pequeños. Si tienes posibilidad, tritura para que quede más homogénea la mermelada.
  2. Como es una fruta un poco dura, cuécelo en agua caliente para que se ablande y una vez cocido, saca del agua, escurre bien y deja enfriar.
  3. Vierte la pulpa de membrillo en una cacerola o cazo (dependiendo de la cantidad a realizar) y agrega el vaso de agua. Cuece la fruta con el agua a fuego lento  sin dejar de remover y hasta que esté bien reducida y en el punto deseado de espesor.
  4. Ahora es el momento de agregar el azúcar. Vierte sobre la fruta y vuelve a remover bien para que se integre por completo y la mermelada esté lista.
  5. Según Francisca, estará lista cuando esté en el punto deseado de espesor (un poco a ojo).

Algunas consideraciones…

  • Conforme se vaya cociendo el membrillo, la fruta se irá deshaciendo y homogeneizándose pero si te gusta más triturada puedes pasarla por un robot de cocina y triturar al gusto.
  • Si te gusta menos espesa déjala menos tiempo al fuego y/o agrega un poco más de agua.
  • Para conservarla, cierra bien y cuece al baño maría o también puedes hacer el vacío dándoles la vuelta a los tarros aún en caliente.
  • Puedes ponerle una cucharadita de canela o un poco de jenjibre fresco rallado que le dará un sabor peculiar.




Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus recetas por correo: